LIGA “LEONCIO MARTÍNEZ” SEMILLERO DE FUTURAS ESTRELLAS DEL BEISBOL

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A   la voz de “Play Ball”  cada uno de los catorce niños, cuyas edades oscilan entre 11 y 12 años,   que conforman el equipo, dan el todo por el todo, por titularse como ganadores en el marco de una nueva jornada, cumpliendo al pie de la letra, cada una de las instrucciones  que  ha impartido  su entrenador,  Jesús Mora. Porque para ellos más que una pauta,  el béisbol es una pasión que atesoran  desde muy pequeños,   y que hoy ven como poco a poco, con esfuerzo y tenacidad,  se hace realidad.

 

“Mi experiencia ha sido excelente como entrenador,  porque los niños son 100% entregados a su disciplina. Ha sido un trabajo  grato, porque  uno como profesor, cuando  ve que  los niños se dedican a  su deporte, siente una gran satisfacción”. – expresó Jesús Mora entrenador de la categoría infantil, en  el equipo PDVSA, perteneciente  a  la Liga “Leoncio Martínez”, quien se ha desempeñado  en la referida liga desde hace 23 años, a lo que añadió, “uno de los objetivos  que trato  de lograr, con  los niños que entreno,  tanto dentro como fuera del terreno,  consiste en  que aprendan el valor de  la disciplina, el respeto, el buen trato hacia las personas,  que sean muchachos  de bien. Acuérdense que el deporte va tomado de la mano con los estudios y, a su vez,  los estudios con el comportamiento del ser humano. Cada lapso les mando  a pedir la copia de las boletas de calificaciones del colegio, para ver su rendimiento, para que  se superen,   y tengan un equilibrio entre el desempeño escolar y su actividad deportiva”.

 

Mora, quien es Licenciado en Educación graduado en  la UNEFA y ha cursado  séptimo semestre de Psicopedagogía,  afirma que su vocación para instruir  a los niños, nació  en su infancia, pues sentía admiración por los profesores que  dedicaban su vida entera a la enseñanza, “no hay nada más esencial que inculcarles a los alumnos el respeto a los compañeros, a los representantes, a los propios padres.  En nuestro equipo es una norma de primer orden, no decir malas palabras, y que tengan humildad ante todo, que es la base fundamental del ser humano”- refirió-.

 

“Como divisa tenemos muchos proyectos de mejoramiento , superación y a mediano plazo los niños del pre-infantil  que estoy preparando, entre cinco y seis años de edad, que son un semillero,  un súper equipo,  con el cual tenemos  la meta de llegar los más lejos posible. Y la categoría pre-junior es otra que tiene mucho futuro y tienen como lograr, lo que se han propuesto. Yo, en este momento  entreno a la categoría infantil, pero todos los profesores colaboramos con el resto de los equipos, el que esté libre brinda apoyo”.

 

Y es que al equipo PDVSA  de béisbol menor les aguarda  23 partidos, aproximadamente, hasta que se celebre el esperado Juego  Interliga, que se realizará, el venidero mes de Junio,  con la participación de nueve equipos,  y el equipo que resulte ganador, representará  a Miranda,  en el campeonato nacional, que se efectuará en Nueva Esparta, en Agosto.”Todos  se preparan para esta jornada, alrededor de 24 estados participan en ese campeonato nacional. Hemos estado trabajando para  alcanzar el objetivo  de resultar campeón,   ese título es lo más preciado, en el béisbol menor,  como el Oscar para los artistas de Hollywood, o  un Grammy para los cantantes. Los niños de la categoría infantil pasarán a formar parte,   el año que viene,  de la  Pre – Junior, primer año, y después del campeonato nacional continúan en esa categoría,  hasta los 16 años, que es la edad máxima y van a   la  juvenil”.

 

“LAS DERROTAS SON  APRENDIZAJES”

 

¿Qué es lo más difícil de su labor como entrenador?

 

Lo  más difícil,  sería el  carácter de cada niño que es diferente, pero yo como entrenador trato de ponerme en el lugar de ellos, y así logro entenderlos, no veo la realidad desde afuera. Es como si yo fuera un padre para ellos, yo trato siempre que vean  en mí a  un amigo, y no a un profesor. Siempre de la mano con  ellos,   en las buenas y en las malas.

 

¿Y lo más satisfactorio  de su trabajo?

 

Cuando me abrazan, me dicen ‘bendición Jesús’,  ese saludo,  es como   el pago al trabajo realizado.

 

¿Cómo se asumen las derrotas en el equipo?

 

Como  aprendizajes, siempre hay un ganador. Y no siempre se puede ganar, el buen deportista, nunca se pone triste con las derrotas. El auténtico deportista tiene que aprender a sacar lo bueno de lo malo, analizar  qué ocurrió en  ese momento, echar una mirada atrás, y reconocer ,  por qué pasó,  ‘por qué tuvimos este error hoy’. Siempre en el deporte, como en la vida cotidiana, a veces son necesarias las derrotas, para uno centrarse en sí mismo.

 

¿Cuántos deportistas puede decir que ha tenido la oportunidad de formar en su carrera , que ya suma 23 años?

 

Muchísimos,  algunos de ellos han llegado a la Liga de Beisbol Profesional,  entre ellos Armando Galarraga, Jorge Julio  Tapia, que han sido  grandes ligas. Entrené a  Armando Galarraga a la edad de 11 años,  hasta  que firmó. Y  Jorge Julio Tapia,  jugaba con el equipo Yogui, de esta misma Liga Leoncio Martínez  y Armando Galarraga jugó con un equipo que se llamaba Instructores. Y así  como ellos muchos alumnos que  han logrado metas muy importantes en su vida personal,  y profesional,   hombres hechos y derechos con su familia.  Es muy satisfactorio cuando ellos lo ven a uno y dicen ‘él fue quien me enseñó a jugar pelota’, esa  es una  recompensa para el trabajo constante que he ejercido.

 

¿Qué aprendizaje  ha obtenido  Ud., con esta labor ?

 

He aprendido mucho al trabajar con los niños, el valor de la humildad, el saber tratar a las personas, el trato que se merece un ser humano. Por ejemplo si los niños tienen un problema al venir a la práctica, lo reflejan en su cara, y hay que ponerse en su lugar. Esta labor me ha ayudado mucho a entender a las personas, me ha enseñado que uno nunca termina de ser niño, así tenga 100 años,  uno siempre tiene un  niño interno. He aprendido que compartir es todo,  y se los he inculcado, que los 14 integrantes del equipo son una familia.

 

MAS QUE DEPORTE, VOCACIÓN

 

“Me siento  muy bien,  aquí entrenando, he aprendido mucho en esta escuela de béisbol y  nosotros somos muy unidos los compañeros. Cuando gano un juego me siento muy  alegre, pero hay que saber ganar y perder,  porque esa es la ley de la vida. También tenemos un buen profesor que nos ayuda a jugar cada  día mejor  y alcanzar los logros- apuntó Héctor Alberto Sulbarán Villavicencio, de once años de edad, quien llegó al equipo PDVSA, en el 2016, pero que ya tenía aproximadamente siete años jugando béisbol, pues su primer equipo fue Panteras y posteriormente integró el Santa Fe.

 

“Quiero seguir en el béisbol, me gustaría cuando sea grande jugar en el equipo Navegantes del Magallanes,  y por eso   voy a seguir luchando.  La primera vez que le  dije  a mi papá , que me gustaba el béisbol, fue a los cuatro años y empecé a jugar y a entrenar. Nuestro entrenador Jesús Mora,  es como un padre para nosotros, nos enseña a que seamos unidos y respetuosos”-concluyó-.

 

Por su parte Eury Caldera, también de once años,  destacó la amistad que ha cultivado con sus compañeros de equipo  “me gusta  pertenecer al equipo porque  practican la humildad,  hay amistad, además me encanta  el béisbol,  y somos  una familia. Desde los  cinco años,  empecé a jugar y quiero entrenarme para toda la vida, con el  favor de Dios quiero ser un jugador como los que veo en TV. Yo voy bien en la escuela, saque en todas las materias, A, en los exámenes y las exposiciones, porque tengo que seguir jugando béisbol. Quiero  ir a las grandes ligas”.

 

 

…..