Agua para acelerar el metabolismo y quemar grasa

BELLEZA Y SALUD

 

No todos los organismos son iguales y pocas personas tienen la dicha de tener un metabolismo sumamente rápido, por lo que no importa lo que coman ni la cantidad que ingieran, siempre van a mantener una figura esbelta.

Sin embargo, es posible ayudar a nuestro organismo a asimilar y procesar los alimentos de forma más eficiente. La mañana es el momento más importante del día y el desayuno marca el desempeño de tu organismo. Si eres de las personas que tiene el metabolismo un poco lento, aquí te explicaremos cómo preparar un agua para acelerarlo.

 

Si la lentitud en tu metabolismo está acompañada de otros síntomas como voz grave, lentitud al hablar, cansancio excesivo y obesidad sin razón aparente, puede que estés padeciendo de hipotiroidismo, así que sería importante consultar a un especialista,

 

Para preparar el agua que acelere el metabolismo en las mañanas necesitaremos:

 

Un pepino

Un limón

Una naranja

Una rama de menta

Hielo al gusto

 

Preparación:

 

Vamos a picar en rodajas el pepino, el limón y la naranja y les vertemos un litro de agua. A esto le vamos agregar una rama de menta y hielo al gusto.

 

¿Cuándo y cómo tomar el agua?

 

Todos los días en la mañana, aun en ayunas, vamos a tomar un vaso de agua para acelerar el metabolismo. Cada uno de los ingredientes de esta fabulosa bebida desencadena un conjunto de reacciones químicas en nuestro organismo que activan la pérdida de peso.

 

El limón y la naranja, brindan vitamina C y fibras a nuestro cuerpo agilizando nuestra digestión, al mismo tiempo que el pepino y la menta disminuyen nuestros niveles de colesterol. Cuando nuestro organismo recibe las vitaminas y minerales suficientes, nuestro apetito disminuye, al mismo tiempo que la ansiedad.

 

OTROS CONSEJOS PARA ACELERAR EL METABOLISMO.

 

Para que nuestro metabolismo se acelere, es importante que aumentemos la cantidad de veces que comemos al día, pero en menores cantidades, e ingerir alimentos bajos en carbohidratos. Esto hará que nuestro sistema digestivo se mantenga trabajando y podamos digerir con mayor facilidad los alimentos.